sábado, 31 de diciembre de 2016

FELIZ AÑO NUEVO 2017






SALUD Y TODA CLASE DE VENTURAS
OS DESEAN DE CORAZÓN
 
Manuel y Margarita
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

domingo, 25 de diciembre de 2016

FELICES FIESTAS









OS DESEAN – WÜNSCHEN EUCH –
 
VOUS SOUHAITENT – WISH YOU

 
Manuel + Margarita




 

lunes, 28 de noviembre de 2016




 
 
 
 
 
 

Atalaya: Fidel Castro




 
 
El pasado 25 de noviembre falleció Fidel Castro, el gran revolucionario latinoamericano junto a su compañero de fastigas y gran amigo, el médico argentino Ernesto Guevara (“el Che”), que con sus guerrilleros expulsó de Cuba hace casi medio siglo al corrupto presidente Fulgencio Batista. Batista y sus amigos de la mafia norteamericana (Lucky Luciano, Meyer Lansky, entre otros menos conocidos) habían convertido la isla en un burdel barato y en una fuente de putrefacción fiscal, mientras la  mayoría de los cubanos vivían en la mayor pobreza y en el analfabetismo.
 
Cuando llegaron Castro y sus guerreros, los norteamericanos se quedaron en EE UU, por si las moscas, y las grandes fortunas (Bacardí) huyeron a Miami, que convirtieren en una segunda Cuba, ésta de los pingües negocios y el odio hacia quien había liberado a Cuba de tanta podredumbre. Mientras los cubanos en el exilio principalmente afectados por el triunfo de la revolución cubana, urdían con apoyo de la CIA numerosos y fracasados intentos de asesinar a Castro e incluso de invadir la isla ("Bahía de los Cochinos"), el movimiento castrista fue tomando cada vez más cuerpo e inspiró a otros revolucionarios sudamericanos de la época, que tuvieron menos suerte debido a las actividades contrarrevolucionarias de la CIA y de funcionarios estadounidenses como el emigrante Henry Kissinger.  Kissinger, judío alemán huido del terror nazi, profesor de Harvard, de tendencia ultraderechista y feroz enemigo de los comunistas, pero también de los izquierdistas que luchaban por la libertad y la justicia en sus países, fue ascendido por Nixon a Secretario de Estado norteamericano. Kissinger, considerado como el instigador del golpe de estado contra Salvador Allende, dejó en Chile su más criminal huella.

Pero volvamos a Castro, quien al comienzo de su ideal revolucionario, no era exactamente de ideología comunista. Era simplemente un luchador por la libertad y la democracia. Pero los EE UU, muy interesados por la posesión de la isla, que prácticamente había sido suya durante la tiranía de Batista, hostigaron a la Cuba libre para arruinarla. Si en vez de acosar a Cuba, Washington hubiese apoyado a Fidel en sus reformas en favor de los cubanos, Castro muy seguramente se habría mantenido en el círculo de los que luchaban pacíficamente contra los buitres capitalistas. Fueron los EE UU quienes convirtieron con su hostilidad, sus intrigas y crímenes a Castro en un temible dictador de extrema izquierda que, de haber conseguido exportar el modelo cubano, podría haber hecho saltar la chispa de la revolución a otros países latinoamericanos.

Es a Cuba y su revolución a los que ha rendido homenaje casi todo el mundo. Fidel era sólo un mito. El castrismo no era el comunismo, aunque Fidel tuvo que cobijarse bajo el manto de la ex Unión Soviética. Los EE UU, con su proverbial miopía política, han sido grandes maestros en crear comunistas, como hacía su aliado Franco. “El Vigía de Occidente.”
 
El régimen franquista siempre fue tibio en sus relaciones con Cuba y en seguir algunas de las consignas y medidas estadounidenses contra La Habana. Por parte paterna, Castro era gallego, al igual que Franco. Por ello no sorprenden las multitudinarias muestras de luto por el mundialmente admirado “héroe hispanoamericano” que han tenido lugar en muchos lugares de Galicia y, especialmente, en el pueblo de Láncara (Lugo), lugar de nacimiento del padre de Fidel.
 
 
 
 
 

REVISTA DE PRENSA




Junto a una selección de portadas de la prensa internacional, que pueden ver siguiendo el enlace, Andreu Farràs en EL PERIÓDICO hace un periplo por los más importantes rotativos nacionales que, de manera dispar, según su ideología, expresaban hoy su opinión sobre la figura de Fidel Castro después de su fallecimiento. Dice así:
"Fidel invade los quioscos
Los juicios sobre el líder de la Revolución cubana son tan dispares como las respectivas líneas editoriales
"Muere el tirano de Cuba", titula en portada el diario 'Abc'; "Historia negra del mito rojo", escribe 'La Razón

El rostro de Fidel Castro llena este domingo de forma monográfica, totalitaria, las portadas de los principales diarios de Madrid y Barcelona. La mayoría de ellas, uniformadas con el verde oliva del comandante. En coherencia con sus correspondientes líneas editoriales, cada publicación juzga a esta figura política del siglo XX con calificativos más o menos contundentes. Si el comandante fue siempre polémico a lo largo de su larga vida, no podía resultar indiferente al acabar sus días.
"Muere el tirano de Cuba" es el titular menos amable; corresponde al diario 'Abc'. 'La Razón' intenta no quedarse a la zaga y escribe en cuerpo de letra notable: "Historia negra del mito rojo". Para justificar su andanada, el diario que dirige Francisco Marhuenda recuerda la "herencia" del icono revolucionario: "7.365 asesinados, 20.000 presos políticos y 2.500.000 exiliados".

UN DICTADOR CARISMÁTICO
'La Vanguardia' afirma en su editorial: "No es probable que la muerte del mito Castro agrande su figura, como ocurre en muchos casos. Más bien parece que la revisión histórica de su figura pondrá a Fidel en su sitio: el de un dictador carismático".
 
'El Mundo' tampoco se anda por las ramas. En el editorial opina que se ha muerto "el revolucionario que perpetuó la tiranía más icónica del siglo XX". Denuncia que Castro "prometió democracia en 1959 y pronto instauró una dictadura comunista". Y concluye haciendo votos por que el deshielo con EEUU represente "el inicio de una pronta transición hacia la democracia" en la isla caribeña.

UNAS SIAMESAS INSEPARABLES
La directora del diario 'Ara', Esther Vera, se fija en su artículo dominical, bajo el título 'Historias de La Habana', en las vidas de algunos disidentes cubanos que ha conocido. Y concluye: "Cuba es la gente de fuera y la de dentro. Los que han resistido en la isla y los muchos que han marchado. Como unas siamesas que mueren si son separadas".

Lluís Martínez, director adjunto de 'El Punt Avui', ensaya una prospectiva. A su juicio, el pueblo cubano afronta en la actualidad dos problemas: el político y el económico. "Si el régimen desea pervivir, mirará de conseguir que la renta per cápita aumente cuanto antes mejor. ¿Implicará esto al final la democratización del régimen? No necesariamente si nos fijamos en el ejemplo de China. Pero en todo caso, un buen nivel económico garantiza que este cambio, si se hace, sea pacífico". Lo cual no es poco.

'El País' indica en su editorial que la muerte de Castro debería ofrecer una oportunidad para un nuevo comienzo en Cuba, "la posibilidad de poner el reloj en hora con el siglo XXI y permitir que los cubanos puedan transitar de forma rápida y pacífica hacia una democracia representativa y una economía abierta".

El diario del grupo Prisa también se preocupa por las relaciones diplomáticas con España con Cuba. "Por el empecinamiento del Gobierno de José María Aznar en congraciarse con EE UU a costa de una política de innecesaria dureza con Cuba", España, según 'El País', ha quedado descolocada y sin capacidad de influencia, siendo adelantada por otros socios europeos. "Ahora tiene una oportunidad de acompañar y apoyar un proceso de apertura que, además de inevitable, debe ser pactado e incluyente", concluye el periódico.
 
TITULARES DE LAS PORTADAS
EL PAÍS
"Desaparece uno de los grandes protagonistas del siglo XX. Muere Fidel Castro, símbolo del sueño revolucionario"
EL MUNDO
"Castro muere, el castrismo continúa"; "Icono y dictador"; "El último SMS de Rita Barberá".
ABC
"Muere el tirano de Cuba. Fidel Castro falleció ayer a los 90 años en La Habana tras más de medio siglo de opresión a su pueblo".
LA RAZÓN
"Fidel. Historia negra del mito rojo".
LA VANGUARDIA
"Castro, fulgor y muerte de una revolución"; "El expresidente cubano murió ayer, 57 años después de la revolución que impulsó"; "Europa reacciona dividida, Trump lo tilda de 'brutal dictador', y Putin, de 'amigo fiel'"; "El rey Felipe señala la figura histórica de Fidel, y Rajoy aboga por reforzar los lazos con Cuba".
ARA
"Fidel Castro: La història l'absoldrà?"; "Que mengem els catalans".
EL PUNT AVUI
"Cuba sense Fidel"; "El PDECat impulsa una fundació a instàncies de Mas".
EL PERIÓDICO
"Fidel es Historia. El comandante de la Revolución cubana e icono del siglo XX fallece a los 90 años"; "Trump: 'Era un brutal dictador'"; "El controvertido gran histrión"; "El final de la 'doctrina Aznar'".
EL CORREO
"Muere el último icono de la revolución"; "Fidel Castro, mito de la izquierda del siglo XX que convirtió el régimen cubano en una dictadura, fallece a los 90 años"; "La jura de Urkullu escenifica la nueva sintonía con Moncloa".
 
Fuente: EL PERIÓDICO
Autor: Andreu Farràs
 
 
 
 
 
 
 
 

LEÍDO EN LA PRENSA






Los secretos de la vida de Fidel Castro


Jamás sabremos cuántos secretos se llevó Fidel Castro a la tumba. Como dijera una vez un comentarista en la prensa británica: de la Cuba de Batista a los intríngulis de la Guerra Fría -y más-, es probable que tuviera como para escribir el más grande de los bestsellers. O dos, si se le hubiera antojado hablar de él mismo.
 
Pero no fue el caso. Por décadas, su vida privada era "zona de exclusión" en Cuba: ni se hablaba ni se informaba, mucho menos se fotografiaba. Lo explicaba por razones de seguridad: "(la CIA y el exilio cubano) quieren saber si un día cualquiera fui o no fui al baño, los detalles de cómo está mi próstata, incluso quieren rayos X", explicaba Castro en una rueda de prensa en La Habana en 2000.
 
Muere Fidel Castro, ¿el político más astuto del siglo XX?
Pero también creía que los estadistas no debían mezclar la vida pública con la privada. "En este sentido, me he reservado una libertad absoluta", dijo en un documental de 2001. Aquí y allá dejó retazos. Y aquí y allá, algunos detalles escaparon su cuidadoso resguardo. BBC Mundo recogió algunos de ellos.
 
Las increíbles maneras en que EE.UU. intentó matar a Fidel Castro
 
50 años de vida pública, pocas pistas
"Fidel Castro es un enigma. Siempre es Fidel Castro, pero Fidel es un personaje desconcertante, que se disfraza tan bien y con tanta frecuencia que hace que el hombre real se vuelva elusivo, misterioso, inalcanzable". Herbert Matthews, periodista estadounidense que lo conoció en tiempos de la Sierra Maestra.
 
"Creo que conozco a Fidel mejor que mucha gente y lo considero un amigo de verdad, pero ¿quién es Fidel en privado? ¿Cómo es Fidel realmente? Nadie sabe". Gabriel García Márquez. "La cantidad y la calidad de información dura que hay sobre la materia (la vida privada de Castro) es tan escasa, como no hay sobre ningún otro país en el mundo". Brian Latell, principal analista para la CIA sobre Cuba y Castro hasta finales de los 90.
 
1. Su fecha de nacimiento
Oficiamente nació en 1926. Pero investigadores argumentan que fue en 1927. Mario Beira, autor de "Fidel Castro Ruz: un estudio psicoanalítico", es uno de quienes sostienen que el padre de Fidel, Ángel Castro, cambió su fecha de nacimiento para que pudiera saltar del tercer al quinto grado en la escuela e inscribirse antes en la secundaria. Otros apoyan esta tesis con declaraciones que su madre, Lina Ruz, y sus hermanos dieron a la prensa local en los primeros años de la revolución, así como datos recogidos por los primeros biógrafos locales. En 1977, la periodista estadounidense Bárbara Walters le preguntó cuál era el año correcto. "Me quedo con la fecha menos favorable", fue su respuesta indirecta.
 
2. Su nombre
Oficialmente era Fidel Alejandro. Pero quienes han urgado en sus documentos de nacimiento -que son varios, debido a su condición original de hijo ilegítimo después regularizado- aseguran que tuvo otros nombres. La brasileña Claudia Furiati fue la primera en documentar el asunto. En "Fidel Castro: la historia me absolverá" (2003) asegura que el acta de bautismo de 1935 lo registra como Fidel Hipólito Ruz González, que aparece como Fidel Casiano Ruz González en un certificado 1938 y que en 1941, cuando fue reconocido, finalmente se le asigna el nombre por el que se lo conoció hasta el final de sus días: Fidel Alejandro Castro Ruz. La tesis es que aprovechó esta última oportunidad para adoptar el nombre de uno de sus héroes históricos: Alejandro Magno.
 
Sobre el asunto, Fidel Castro sólo le asomó a Ignacio Ramonet -en "Biografía a dos voces"- que "el 13 de agosto (su cumpleaños) es el día de San Hipólito Casiano, pero me dieron el nombre de Fidel por el hombre que iba a ser mi padrino".
 
3. Su casa
"Punto Cero" es el nombre clave que los servicios de inteligencia cubanos dan a "Jaimanitas", la residencia de Castro en La Habana, por décadas mantenida tras un velo de misterio. La primera vez que el público en general vio imágenes fue en 2001, cuando Dashiel Torralba, exnovia de uno de los hijos de Castro recién escapada de Cuba, le entregó un video casero a la cadena estadounidense Univisión. Situada en un suburbio de La Habana, en los terrenos de un antiguo campo de golf, es una estructura en forma de herradura, alrededor de una piscina.
 
En el video de Torralba se ve un largo corredor exterior, un amplio jardín con algunos juegos infantiles, una cocina con superficies de acero inoxidable y un comedor con mesa de ocho puestos y televisor, ninguno de estos lujosos. El entonces vicepresidente Carlos Lage calificó la exhibición del video como "una bajeza repugnante". Pero después del retiro de Castro en 2008, los controles se relajaron un poco y ciertas personalidades ganaron acceso. En enero de 2014, con motivo de la cumbre de la CELAC que se celebraba en La Habana, varios presidentes lo visitaron en su casa. Las fotos distribuidas por agencias noticiosas mostraban a Castro y a sus invitados en una terraza con sencillas mecedoras de mimbre.
 
Un artículo del diario británico The Guardian agrega que la "modesta casa" consta de dos pisos y cuatro habitaciones, mientras que otro del diario Telegraph la describe como una edificación "bien equipada" que contrasta con "la imagen de austeridad que se exige a los ministros cubanos".
Modesta y bien equipada.
 
-La casa de Fidel Castro es descrita como una edificación de dos plantas en forma de herradura.
-Tiene una piscina, cancha deportiva y parque infantil, además de amplios jardines con aves exóticas.
-Según las imágenes disponibles, no ostenta lujo.
-Algunos comentaristas la califican de "modesta", aunque otros resaltan el contraste con las condiciones del cubano promedio.
 
4. Su dinero
Se trata de un aspecto muy espinoso, debatido con vehemencia por partidarios y detractores.
La revista Forbes comenzó a incluirlo en su lista de ricos del año 1997. En 2006, última vez que figura en la mencionada lista, le asignaba una fortuna de US$900.000.000. La cifra se basaba sobre su "poder económico sobre una red de compañías propiedad del Estado". Castro rechazó esta especie como una "mentira repugnante". Otros piensan que la cifra es incluso mayor. Aseguran que su fortuna está contenida en las llamadas "Reservas del Comandante", y que incluye cuentas bancarias, negocios y posesiones dentro y fuera de Cuba.
 
5. Su vestimenta
Desde principios de los 50 a Fidel Castro no se lo vio en público más que vestido de militar. "Con el uniforme no me tengo que poner una corbata todos los días. Evita el problema de qué traje ponerme, qué camisa, qué medias", le dijo a Ramonet. Por sugerencia de su amigo Gabriel García Márquez, en 1994 probó usar una tradicional camisa informal, conocida como "guayabera", en la conferencia de los No Alineados, según el documental "Fidel, la historia no contada", de Estela Bravo. Ese mismo año que empezaría también a probar vestirse de traje. Tras su operación en 2006, la enfermedad lo obligó a lucir un estilo deportivo: pantalón y chaqueta de ejercicios. Razón por la cual la revista Time lo incluyó en una lista reciente de mandatarios peor vestidos del mundo. En cuanto a la barba, comenzó a usarla en tiempos de la Sierra Maestra y ya nunca se la quitó hasta su muerte.

6. Su vida familiar
Fidel Castro gozaba de fama de mujeriego y fueron varios quienes intentaron determinar cuántos hijos habían resultado de sus amoríos. El cálculo más exhaustivo lo hizo la periodista Ann Louise Bardach en el libro "Without Fidel" (año 2009), y su cuenta llega a 11.
 
Castro se casó en 1948 con Mirta Diaz-Balart, una joven de familia acomodada a quien conoció en sus tiempos de estudiante. Con ella tuvo un hijo: Fidel, conocido como Fidelito, quien por un tiempo estuvo a cargo del programa nuclear cubano. El matrimonio se disolvió en 1955 y según Bardach, al año siguiente tuvo tres hijos de tres madres diferentes. La más famosa es Alina Fernández. Su madre es Natalia Revuelta, una joven de alta sociedad que defendió ardorosamente la revolución. Alina, en cambio, abandonó Cuba en 1993 y se convirtió una fuerte crítica. La menos conocida es Panchita Pupo, cuya existencia mencionó Bardach hace unos años. Por último, nació Jorge Ángel, hijo María Laborde, una admiradora que Castro conoció al salir de prisión. Después, están los cinco hijos que tuvo con su compañera de larga data, Dalia Soto del Valle, una maestra de escuela que conoció durante las campañas de alfabetización de los años 60: Alexis, Alexander, Antonio, Alejandro y Ángel. Según informes, Castro no se casó con Dalia hasta 1980. Y los cubanos no vieron su rostro hasta el año 2003, cuando se mostraron imágenes suyas en la televisión estatal.
 
"Mientras que no era un padre de estilo afectuoso, Castro cumplía con sus obligaciones y mantenía un ojo -aunque distante- sobre el clan. Se ocupaba financieramente de todos su hijos y se aseguraba de que tuvieran oportunidades", escribió Barach. La periodista incluye otros reportes no confirmados, incluido un hombre llamado Ciro Redondo, resultado de una breve relación. Y en 2007 una desertora de los servicios de inteligencia cubanos dijo haber dado a luz a otro hijo de Castro en los años 70.
 
Los hijos de Fidel Castro
- Con su primera esposa, Mirta Díaz Balart: Fidel, conocido como "Fidelito".
- Con Natalia Revuelta: Alina Fernández Revuelta.
- Con María Laborde: Jorge Ángel.
- Con su segunda esposa, Dalia Soto del Valle: Alexis, Alexander, Antonio, Alejandro y Ángel.
- De madre no identificada: "Panchita" Puppo.
(Informes no confirmado: Ciro Redondo. De una desertora de los servicios secretos: Fito.
Fuente: "Without Fidel", de Ann Louise Bardach).
 
7. Su afición por los deportes
Su pasión por el béisbol era más bien vox pópuli. Pero su fama superaba, quizás, la realidad: algunos creen que realizó pruebas para jugar con los "Yankees" de Nueva York o los "Senadores" de Washington, pero otros lo reducen a mito.
 
"En un país como Cuba, donde la cobertura de los deportes era amplia y completa (...) no hay ningún registro de que Fidel Castro jugara, y mucho menos fuera estrella de ningún equipo", escribió el profesor de la universidad de Yale Roberto González Echevarría en su libro "Una historia del béisbol cubano" (1999). Además de la pelota profesional, practicaba la pesca de altura. La pasión de Castro por el béisbol era bien conocida así como el baloncesto.
 
8. Su gusto por el cigarro
Cuenta la historia que el famoso Cohiba fue inventado por el amigo de uno de sus guardaespaldas, Eduardo Rivera Irizarri, especialmente para Castro, a mediados de los años 60. El fallecido líder cubano abandonó el hábito en 1985, por razones de salud. Su único contacto después de esa fecha fue cuando firmaba las cajas a celebridades "a beneficio de la salud pública en Cuba", según el documental de Bravo.
 
9. Su buena suerte
"Si sobrevivir a intentos de asesinato fuera una categoría de las Olimpiadas, yo me llevaría la medalla de oro", dijo Castro en una ocasión. "Tiene una suerte que pudiera confundirse hasta con algo sobrenatural", le dijo a BBC Mundo en 2010 el investigador español Luis Adrián Betancourt, autor de un libro sobre la materia. Añadida a su proverbial memoria, algunos encuentran elementos para vincularlo con fuerzas que no son de este mundo.
 
"Siempre hubo un lado esotérico en Fidel, alimentado naturalmente por la santería afrocubana", escribió Georgie Anne Geyer en "Guerrilla Prince: the untold story of Fidel Castro". Se cita con frecuencia un episodio ocurrido cuando, ganada la revolución, Castro se dirigió a las masas en enero de 1959. En una de las partes más apasionadas de su discurso, una paloma se posó en su hombro. El incidente fue interpretado como una señal de que era "el elegido". Algunos -como Georgie Anne Greyer- asocian su sobrenombre de "Caballo" a una dimensión de santería: "el sacerdote de la santería es conocido como el 'caballo' de los santos y durante la iniciación en santería, se cree que los santos toman posesión de sus iniciados montándolos".
 
10. ¿Fidel artista?
Pero de acuerdo con el sitio especializado IMDB, Fidel Castro participó en al menos dos producciones de Hollywood como extra (en sus años de estudiante): el musical Holiday in Mexico (1946), la comedia Easy to Wed (1946). El número de películas, documentales y series en las que participó con su testimonio suman 48.
 
Hablando de dotes artísticas, según la escritora estadounidense Alice Walker (en declaraciones en el documental de Estela Bravo), Fidel Castro no sabía bailar ni cantar. En el mismo documental, el artista cubano Compay Segundo no confirmó esta versión: dijo que más bien le gustaba mucho cantar.
 
Fuente: BBC Mundo
 
 
 
 

PENSAMIENTO










“Las ideologías amputan la razón
y la inteligencia”.
 
 
M.M.


 
 

domingo, 13 de noviembre de 2016

CERRADO POR VISITA







Tenemos visita del extranjero.
Haremos una pequeña pausa en nuestro blog
para poder ocuparnos debidamente de nuestros amigos.
¡Hasta pronto y perdonad las molestias!

Manuel y Margarita